2

“Cuarto y mitad” de terceros con lunas, por favor

Bien podría ser la solicitud habitual de contratación de un seguro a día de hoy. Seguros a tanto el kilo. La publicidad machacona de TODAS las Compañías y entidades financieras parece que no tiene límite. Sólo importa el mas barato, y su descrédito nos acompaña a todos, también a los que defendemos que la profesionalidad es un valor añadido.

Ya no importa ni la calidad de las naranjas, ni el sabor del melón. Sólo importa el precio por kilo.

Esta miseria de concepto, esta imagen que las propias Compañías están auto inflingiéndose esta cercano a lo ridículo, y con frecuencia sobrepasa este límite. Se publicitan conceptos asimilados al de “vendemos manzanas de árbol”, y lo que nadie ha ofrecido hasta ahora, “patatas con piel sin crianza en maceta”. Y además son del país (del país que sean). O al menos eso se desprende de afirmaciones como:

  • “asistencia en viaje desde Km. 0”
  • “libre elección de taller”
  • “reparación de lunas en talleres concertados sin necesidad de que acuda el perito”

y un largo etcétera de garantías tan básicas y conocidas que casi resulta imposible contratar una póliza sin estas pretendidas “ampliaciones”, pero claro… mi tanto el kilo es mas barato y por decir algo mas….mis naranjas son “mediterráneas” y las primeras en ser regadas con agua dulce.

Y con este mensaje de a tanto el kilo, que se nos mete en casa desde la primera encendida de radio, al último anuncio de la tele, pasando por todo elenco publicitario; ¿cual es el resultado? ¿que podemos esperar? Pues lógicamente muchos de nuestros clientes nos demandan las naranjas mas baratas, y el que se acuerda de algo mas…pues que sean mediterráneas (que no digo españolas) y regadas con agua dulce.

Quedan también clientes que valoran la intervención de un profesional en su justa medida, cada vez mas perseguidos y vilipendiados por una publicidad que les ataca directamente, pero son precisamente estos clientes a quien nos debemos, quienes nos otorgan carta de naturaleza de mediador de seguros, y a quien nos gusta venderles las mejores naranjas y siempre al mejor precio con el que podemos garantizarles el mejor servicio, y que además con frecuencia no es mas caro. A estos clientes, que nos premian con su reconocimiento, deberíamos servirle el zumo cada mañana.

Artículo escrito por Guillermo García-Yagüe, socio fundador de Segurantia

2 Comments

  1. Qué buena analogía de la situación que vivimos actualmente en el mercado de los seguros, todo fruto de una intensa competencia y de una exigencia mayor del consumidor que obliga a muchas compañías a lanzar ese tipo de productos con una clara intencionalidad agresiva hacia sus directos competidores.

  2. Un buen análisis de una situación que está dinamitando el sector de los seguros. Parece que le damos más importancia al precio del seguro que al asesoramiento de los profesionales del sector o a las propias coberturas del seguro.
    Creo que es un tema para analizar muy seriamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *