1

Don´t be Evil

Elisa Urbasos directora de la revista del Consejo General contacto conmigo  antes del verano para que le escribiera un artículo relacionado con el enfoque de nuestras relaciones comerciales con los clientes. Aquí os dejo el resultado de nuestra “particular” visión.

Esta corta frase es la que encierra todo un proposito de intenciones de una de las empresas más grandes y que más beneficio generan en el mundo: “Google”, se le atribuye Paul Buchheit uno de sus ingenieros y ha permanecido en el tiempo como slogan oficioso del Gigante Californiano, oficioso porque realmente no está reflejada en la filosofía corporativa de la empresa en la que si encontramos en su punto sexto otra frase que condensa a la perfección un estilo, una idea y una forma de hacer negocios “You can make money without doing evil” que podríamos traducir como “Puedes hacer dinero sin hacer el mal”.

De esta forma de actuar se pueden sacar muchas conclusiones rápidas pero sin duda destacaría en primer lugar que no importa lo monopolizado que esté el mercado y tampoco importa el nivel de penetración que tenga la competencia, cuando Google irrumpio en el panorama no había practicamente hueco en el mundo de los “buscadores”, pero ellos pensaron que existían fórmulas nuevas de hacer ver a los clientes que pueden contar contigo, formas más cercanas de tratarlos y que estas nuevas estrategias de darte a conocer no estan en absoluto reñidas con la profesionalidad y la calidad de los servicios que ofreces.

Las relaciones con los clientes han cambiado, estos están formados e informados, ellos esperan por encima de todo que no los engañes y lo valoran, ya no es tiempo de charlatanes y vendedores de humo, quieren que seas claro y te permiten tener un trato con ellos más de tu a tu, aceptan de buen grado que les presentes tus productos y servicios de forma imaginativa, creativa, lo agradecen, están acostumbrados a un bombardeo continuo de publicidad carente de originalidad, necesitan que se le presenten las cosas con otro envoltorio.

La publicidad se ha servido en infinidad de ocasiones del humor para llegar al gran público, muchas de las campañas publicitarias más exitosas han estado basadas en arrancar una sonrisa al potencial cliente y esto es perfectamente extrapolable a nuestro sector, de hecho Bancos y aseguradoras han dado un giro hacia estos enfoques hace algún tiempo, pero hasta ahora se siguen moviendo en un terreno pantanoso. Desde mi óptica, siguen ocultando más de lo que informan y la información debe primar por encima de todo, El contrato de seguro es por regla general difícil de entender esto no hay que esconderlo debemos ser capaces de explicar lo bueno y malo de lo que ofrecemos, el cliente no quiere sorpresas, no es cierto que lo más importante sea el precio. Últimamente este parece ser el único discurso que prevalece sobre todo lo demás, se grita con fuerza “Soy el más barato” y así lo que conseguimos es reducir a la mínima expresión lo que buscan los clientes, decidimos por ellos que es lo importante, si esto fuera así sólo existirían 2 compañías.

En definitiva creo que ya no se debe tener miedo a dejar de presentar los productos que el sector seguros ofrece de una forma tan enconsertada y fría, debemos confiar en la interligencia de nuestros clientes, ellos sabrán discernir que apesar de que lo que les ofrecemos son productos que garantizan su patrimonio e incluso su vida podemos enfocar y captar su atención de maneras mucho más originales de las que actualmente estamos utilizando y no necesaríamente estamos hablando de grandes campañas acompañadas de grandes presupuestos, todos desde nuestras “casas” podemos apostar por pequeñas estratégias que nos hagan ser originales, es cuestión de intentarlo.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *