0

Mantenimiento versus Siniestro

ny1

Muchos tomadores de pólizas del ramo de comunidades, Hogar e incluso vehículos, no diferencia bien los conceptos de siniestro con mantenimiento. De hecho, cuando comunican un incidente, en muchos casos es debido a una falta de mantenimiento más que a un siniestro en sí y no es posible incluirlo dentro de ninguna de las causas de siniestralidad que están tipificadas.

Por todo ello te queremos explicar las diferencias entre siniestro y mantenimiento:

Un siniestro es un hecho accidental, amparado por una póliza de seguro, que obliga al asegurador a cumplir con la prestación establecida en el contrato. Ello implica que la ocurrencia de un siniestro debe de ser completamente ajena a la voluntad del asegurado y totalmente imprevisible ya que no sabemos cuándo va a ocurrir.

Por otro lado, el mantenimiento es el conjunto de acciones realizadas necesariamente para que un determinado bien pueda seguir funcionando de una manera adecuada. Estas acciones suelen estar establecidas por el fabricante como cuando nos indican cuándo debemos de cambiar el aceite al coche o revisar la instalación eléctrica o de agua de un edificio. Así sabemos con certeza cuándo debemos de ejecutar las acciones y qué puede ocurrir no las realizamos.

Algunas de estas acciones de mantenimiento se encuentran supervisadas por las administraciones públicas y sujetas al cumplimiento de determinada normativa legal, por ejemplo, la I.T.V. en los vehículos y la I.T.E en los edificios. En este último caso, recordamos que la I.T.E. es una inspección técnica del edificio que tiene carácter obligatorio y que comprueba las condiciones de seguridad, estabilidad y consolidación del edificio. Todo edificio debe de cumplir con los plazos establecidos por el Ayuntamiento o Comunidad Autónoma, y en caso de carecer de legislación propia, se establece como obligación para todos los edificios de más de 50 años, tal y como establece el Real Decreto 8/2011, de 1 de julio, publicado el 7 de julio en el Boletín Oficial del Estado. Por otro lado, la I.T.V. es una inspección técnica del vehículo que debe de realizarse de manera obligatoria cuatro años después de la primera matriculación, a partir de entonces la fecha será cada 2 años hasta que el coche o moto tenga 10 años, que será cuando deba realizar la I.T.V. casa año.

Las labores de mantenimiento son previsibles y sus plazos de actuación están preestablecidos para que los realicemos. Así, los siniestros ocasionados por omisión de su mantenimiento o por conservación defectuosa de los bienes objeto del seguro quedan fuera del ámbito de la cobertura del asegurador.

De este modo, resumimos que los siniestros son hechos accidentales ajeno a la voluntad de las partes y las labores de mantenimiento son previsibles ya que su realización o no depende de la voluntad del propietario o del asegurado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *