0

No hay nada como verle las orejas al lobo

Es una cuestión generalizada, así funciona la demanda en el sector seguros, una pequeña masa de clientes concienciados con asegurar sus riesgos y una gran mayoría que no hace nada hasta que no tiene el problema frente a frente.

Hablamos desde intentar sacar el seguro del ciclomotor cuando ya te han puesto una multa hasta solicitar la emisión de un seguro decenal con las obras finalizadas, con la componente, en los dos ejemplos presentados que ambos son obligatorios por ley y esto le da si cabe más incomprensión a la situación.

Si tomamos estas decisiones para seguros que son obligatorios que no haremos con los voluntarios, en los tiempos que corren deberíamos felicitar a aquellos que se aseguran por su tranquilidad, en realidad deberíamos pensar que los seguros están para no utilizarlos.

Pero en la práctica uno suele pensar en el seguro de salud o de ILT cuando está enfermo y en el seguro de su negocio cuando le han robado, del de vida no hablamos ya se encargan los bancos de obligarnos a su contratación.

Esta reflexión está relacionada con un interesante artículo que publica Cinco Días titulado:

Los seguros de consejeros y altos directivos (D&O) se disparan con la crisis (artículo completo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *