0

Papel mojado

Suelo recomendar a clientes y amigos cada vez que puedo que revisen las pólizas que tienen impuestas, perdón, suscritas con sus entidades bancarias y suelo hacer especial hincapié en los seguros de vida, sin duda nuestro bien más preciado.

De verdad que esto vá más allá de la eterna discusión sobre sus métodos de captación. Es por todos conocidos que  la banca tiene la buena costumbre de emitir pólizas de vida de sus hipotecados sin someterlos a cuestionarios de salud que determinarían para la compañía que presta la cobertura una selección de riesgo con exclusión o agravación en caso de que el cliente presente algún tipo de enfermedad o dolencia crónica,  como el asma, por poner un ejemplo.

Lo primero que debe hacer un asegurado es acercarse a la entidad o directamente a la compañía (si tiene la suerte de conocer cuál es) y cumplimentar el cuestionario de salud debidamente , esto transformará inmediatamente su póliza de papel mojado a un seguro de vida, probablemente con recargo, eso sí.

Pero la situación se complica cuando las garantías de las pólizas se tienen que hacer efectivas, en este caso nos pondrán todo tipo de trabas pero debemos saber que la ley esta de nuestra parte y así se lo a hecho ver un juez, gracias a FACUA, a una beneficiaria de una póliza de vida:

reclamó a la aseguradora una indemnización a la viuda argumentando que, si bien el difunto no declaró su enfermedad en el momento en que contrató el seguro, la empresa incumplió el requisito de someterle a un cuestionario sobre su estado de salud.

Como bien indican en el artículo que nos da a conocer esta noticia

“El artículo 10 de la Ley de Contrato de Seguro establece que “el tomador del seguro tiene el deber, antes de la conclusión del contrato, de declarar al asegurador, de acuerdo con el cuestionario que éste le someta, todas las circunstancias por él conocidas que puedan influir en la valoración del riesgo pero quedará exonerado de tal deber si el asegurador no le somete cuestionario,…”

En fin que recomendamos que recomienden a sus amigos, familiares y conocidos que revisen sus pólizas para evitar sorpresas desagradables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *